Vivir una vida demasiado intensa puede provocar acúfenos

Vivir una vida demasiado intensa puede provocar acúfenosLos acúfenos, que también son llamado tinnitus, son un problema que aqueja a millones y millones de personas todos los días. Nunca hay una causa fija, ya que estas grandes molestias son causadas por muchísimas cosas, desde lo más mínimo hasta un problema muy grave de salud. Tu estilo de vida también puede influir mucho para que los sonidos aparezcan en tu vida, y para muestra este artículo.

Vida intensa= acúfenos

A lo mejor estás en plena hora de enfiestarte y salir a la calle; a lo mejor ya estás en edad madura pero te sigues divirtiendo como enano. En ambos caso, de una noche para otra, comienzas a escuchar los molestos sonidos que son provocados por acúfenos o tinnitus. Quizá no tengas ninguna enfermedad aparente, obviamente ya confirmado por el médico, pero te dice que tu vida no es lo más sano que puedas presumir; Tener una vida intensa y joven puede provocar acúfenos.

Alcohol y vicios

Te gusta mucho ir con tus amigos a un bar o un restaurante, ya sea para celebrar algo, ver un partido de fútbol o simplemente para unirse después de una semana tan ajetreada. En esas reuniones tienes la posibilidad de tomar mucho alcohol y fumar un buen tabaco, y luego te das cuenta que lo haces cada día más, con más frecuencia. Te despiertas y comienzas a percibir zumbidos o acúfenos de la nada.

Está científicamente comprobado que los vicios más frecuentes, como el Alcohol y los vicios, son grandes causante de acúfenos o tinnitus. Tu cuerpo busca una manera de liberar toda la tensión que se encuentra al intoxicarse con esas sustancias malignas, y por lo regular la libera mediante sonidos y molestias en el tímpano. Las drogas más fuertes y sintéticas también son causas de tinnitus más fuertes.

Decibelios por encima de lo permitido

Te gusta ir a un centro nocturno en donde ponen los éxitos del momento a todo volumen. También, te encanta ir a los conciertos de tu banda favorita para escuchar esa canción que tantos recuerdos te trae lo más fuerte posible. Entre los 2 ejemplos hay un común denominador: Decibeles a lo máximo y mucho ruido.

Nuestros oídos tienen un límite de decibeles que pueden percibir sin hacerse ningún daño, pero pasando esos niveles nuestro órgano se lastima y comienza a acarrear diversos síntomas. Uno de los principales causantes de acúfenos o tinnitus son los sonidos terriblemente altos, como en caso de un antro o en un evento masivo de música.

Deportes: benéficos pero causantes de acúfeno

Este punto no es sólo para los jóvenes. A muchas personas les gusta hacer todo tipo de ejercicios, desde caminar por tu colonia hasta meterte a una verdadera disciplina quema calorías. Si bien es cierto que hacer deporte reduce drásticamente las posibilidades de padecer acúfenos, hay algunos que los provoca.

Los deportes mayormente de contacto son uno de los grandes causantes de los acúfenos o tinnitus de las personas. Actividades como el fútbol americano, el boxeo, la lucha o el kick boxing son causantes de los sonidos raros repentinos, ya que nuestro cerebro se sacude con cada golpe, y por esa razón reacciona de manera defensiva, similar a lo que pasa con el alcohol.

Vida extrema llena de acúfenos

Hay personas que van más allá de sus capacidades, y sin tenerle miedo a nada, someten su cuerpo a actividades en verdad riesgosas. Quizá sea una meta que te impusiste hace algunos meses, pero uno de los riesgos que correrás es que tu cuerpo pueda padecer acúfenos o tínnitus, a veces muy molestos para un organismo de hierro como el tuyo.

Correr un maratón en una geografía distinta a una ciudad, escalar la montaña más alta de tu país, aventarte al vacío con la única protección de un paracaídas o hacer una caminata muy larga someten a tu cuerpo a cambios de presión y altura, dañando tus órganos auditivos. Al haber ese daño, tu cuerpo reaccionará de manera desfavorable y estará provocando acúfenos.

Vida acuática

Nosotros, por naturaleza, somos criaturas terrestres y que respira el aire del planeta. A pesar de ello, desde que éramos fetos en el cuerpo de nuestra madre, estamos acostumbrados a ambientes acuáticos, y por eso tenemos ese instinto natural de nadar en albercas, ríos o el mar. A algunas personas les encanta demasiado.

Ya que nuestro cuerpo no está diseñado para estar mucho tiempo en agua, sumergirte, tirarte de una fosa, nadar en tiempos prolongados o bucear son enemigos naturales de tus oídos. Cuando el tímpano es invadido por agua, la reacción natural del cuerpo es mandarte una alerta mediante Tinnitus o Acúfenos, siendo más graves y prolongados cuando hay una verdadera lesión.

Para que estés seguro de qué es lo que causa ese acúfeno que no puede dejarte vivir, te recomiendo, como en la mayoría de los artículos, que asistas al doctor y no saques conclusiones de manera apresurada.